Cómpralo en...

amazonapplekobogoogleplaybarnesandnoble

Alma Peregrina

  • Alfonso Vallejo Gago (Autor)

Después de treinta y dos años prestando sus servicios en la empresa privada, decidió abandonarla para dedicarse a acompañar a las personas en sus procesos de sanación y crecimiento.

En la actualidad Alfonso Vallejo es como a él le gusta definirse Sanador espiritual y también es profesor de Kundalini-Yoga y de Yoga Integral, Maestro Reiki (Usui y tibetano), terapeuta de Regresiones a vidas pasadas, guía de Meditación, terapeuta pránico y sobre todo acompañante de las personas en sus procesos espirituales.

Autor de dos libros anteriores a “Alma peregrina”: “El camino de la felicidad” y “Aprende a meditar”.

Alma peregrina trata de ser una hoja de ruta que nos muestre el camino que nos conduce a Dios, que es nuestro único destino en nuestro viaje a través de la eternidad. Es un manual sobre como crecer espiritualmente para acercarnos a Dios, pero no desde una perspectiva religiosa, sino desde una perspectiva espiritual, porque religión y espíritu son conceptos distintos. Se trata de volver a Dios desde el interior del ser humano, desde su parte divina.
Hablar de adentrarnos en el camino que nos conduce a Dios es plantear una nueva manera de vivir, es llegar a vivir como lo que somos, es vivir como seres espirituales, es llevar el espíritu a la vida, es vivir como Hijos de Dios. Alguien podría pensar que estamos planteando una vida monacal o una vida de soledad, retiro y oración. Nada más lejos de la realidad, vivir como Hijos de Dios significa mantener la misma vida física pero muy diferente en cuanto a pensamientos y emociones, ya que se trata de ser conscientes de esos pensamientos y de esas emociones. Vivir como Hijos de Dios implica una vida de Amor, no una vida de miedo; una vida de alegría, no una vida de tristeza; una vida de paz, no una vida de ansiedad; una vida de felicidad, no una vida de sufrimiento; una vida de servicio, no una vida de egoísmo. Vivir como Hijos de Dios no está reñido con el trabajo, ni con la familia, ni con el dinero, ni con las vacaciones, ni con los amigos, ni con las fiestas. Pero si está reñido con no cumplir los compromisos, con no cumplir la palabra, con la mentira, con la falta de respeto, con la pereza, con la corrupción, con la infidelidad, con la maldad, con la traición, con la crítica, con los falsos testimonios, con el abuso de poder, y otros muchos males que son moneda de cambio en nuestra sociedad actual.

Cómpralo en...